viernes, 8 de abril de 2011

RÉPLICA


Cuando en la penumbra de la noche

solo alumbrada por los luceros,

mi barca en anhelos se encienda

por el amor de tus besos,

piensa es porque te amo,

no solo por el deseo.



Cuando mi pecho se agita

en tumultuoso rugir del viento

formando cavernas de rayos y truenos,

es la añoranza que me incita

gritar tu nombre sin ecos,

abrazar en la sombra tu recuerdo.



Amante que enciende la antorcha

no puede vivir ajeno

al sentimiento del alma

que acompaña al deseo,

siempre te llamaré, en todo momento

cuando mi alma llore, porque te quiero.



Si de amante he de quedar,

no pierdas cuidado, amor

es tan grande la pasión

que nunca amaré a dos.





Leonor Rodríguez Rodríguez.




Safe Creative #1104128958294

1 comentario:

victoria dijo...

Mi admiración por tí al leer este bello poema
Eres grande tanto como mujer como poeta
Recibe mi cariño y que tengas un lindo fín de semana
Besitos mi niña
Victoria