viernes, 17 de abril de 2009

MI PAPÁ


Arbolito arbolito que en el huerto te plantó mi padre. Eras tan chiquitito, solamente una ramita desnuda a la que yo cuidaba con dulzura. ¡ Que se lo lleva el viento! ¡Papá!, no hija no, que está bien amarrado.


Fuiste creciendo conmigo, a pasos agigantados, yo me quedé chiquita y tú te hiciste un gran árbol.


El árbol de mi niñez no era solamente un árbol, era una higuera resplandeciente, bien formada y cariñosa, sus brazos me protegían de los rayos del sol naciente y sus frutos....alimento de los dioses más exigentes.


2 comentarios:

CANTACLARO dijo...

.
Leito,

Qué hermosa forma de contar las añoranzas.

Besos,

Ana Lucía

.

Leo dijo...

Gracias Ana Lucía. La ramita de mi higuera tiene una historia aún más larga y me trae recuerdos de mi familia: padre, madre y mis dos hermanos que ya no están aquí. Yo fuí la mayor.