miércoles, 5 de octubre de 2011

EL SINO


El sino es misterio,
hado bueno o malo
que traemos gravado
en la conciencia
de nuestros pensamientos;

Infernal diablo acosador
que infringe nuestros deseos
de caminar, altivamente
dentro los cánones
de las reglas del juego.

Tasajada flor en juventud,
portadora de costumbres
de milenios reprobadas
por quienes la mancillan
después de amarla;

llora impotente nuestra flor,
se encierra en carcasa de silencios,
su vida se extingue lentamente
sin poder gritar al viento:

¡ Marchaos de mi vera !
¿ Tanto os ciega mi luz
que os vengáis, hipocritamente,
mandándome a los infiernos ?.

¡Quiero ser libre !
vender mi cuerpo, mi sexo
¡o regalarlo si es mi deseo !.

¿ Por que me injuriáis,
si sois mis complices
en ello ?.

Leonor Rodríguez Rguez.

3 comentarios:

RELTIH dijo...

UFFFF, CUÁN DICIENTE SU TEXTO!!!! ESA BENDITA DUDA.
UN ABRAZO

Cinarizina dijo...

Hola Leo...tu poema es el grito del ser humano que lucha con sus dos naturalezas, con ese "Infernal diablo acosador
que infringe nuestros deseos"
Pero más poderoso es Dios y Él venció al engañador en la cruz del Calvario, para darnos libertad.
QDTB, recibe un fuerte abrazo.

OZNA-OZNA dijo...

¡¡¡ que preciosidad de poema nos regalas dulce poetisa ¡¡¡¡ esta amiga admiradora te da infinitas gracias por hacernos confidentes de su belleza y te manda miles de besos