domingo, 8 de mayo de 2011

ATROPELLADOS DERECHOS.




Vuelan las mariposas, las aves, el viento....
mis alas chamuscadas, resentidas....
se apegan a mi cuerpo ansiosas
de vocear al aire los lamentos
que las cubren sin esperanza
de volver a surcar los mares
bajo un cielo de estrellas apacible
que, en canto de Sirenas y ruiseñores
las mantenían en sinfonía acorde
con los misterios de la vida y albores.

Mis alas, quemadas, atrapadas
por el Halcón que merodea el valle,
se sienten en mazmorra sometidas
a las ofensas del Gran Ave y sus secuaces.

No cantan mis alas dañadas,
solo graznidos expele su garganta
de palabras incoherentes, rezagadas
que, mastican entre dientes apretados
por contener la violencia desatada.

¿ Tomar revancha? piensan mis alas.
¿ Dejar al Gran Ave mecerse en su cuna....
pasear por el cielo de mi valle
olisqueando los aromas de mis rosas?

Sí, volaran mis alas por la alta esfera
una vez se hayan curado de la quema;
presentarán orgullosas, sin recato ni bondad,
tantas pruebas de sus arraigos
que, dejen al Halón y secuaces apabullados.

Volverán a sonreír las golondrinas,
las mariposas vestir sus mejores galas,
mis alas con la brisa del viento
siempre acompañadas en el firmamento
por las golondrinas y mariposas engarzadas,
beberán de la fuente de la verdad,
para seguir por siempre inmaculadas.


Leonor Rodríguez Rguez.

Safe Creative #1105089165448

2 comentarios:

RELTIH dijo...

MAGISTRAL LÍRICA DE VOCABLO DELICADOS. ME FASCINA SU ESCRITO.
UN ABRAZO

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

¡Adelante Leonor, tienes que desplegar las alas para lucirlas en todo su esplendor!
Son preciosas, delicadas y diferentes.
¡No dejes que te apabullen!
Me escribo en tus filas.
Un abrazo fuerte desde mi Librillo.