lunes, 5 de octubre de 2009

RECORDANDO


Es el eco de tu voz que me sorprende,
en lejano torrente de música celestial,
cuando embelesada miro tu figura
en retrato de nuestra unión matrimonial.


Blanco velo, blanco traje, blancas flores
blancas almas que se aman locamente
juran de rodillas ante el altar:
" Hasta que la muerte nos separe "
prometemos no separarnos jamás.


En momentos de nuestros sentires
me mirabas dulcemente a los ojos,
me cogías de las manos amoroso,
con énfasis me prometías dulcemente...
si tu faltas antes que yo:

En nuestro hogar no entrará otro amor
porque, mi ser está lleno de ti...
¡ no habrá quien reemplace tus caricias !
¡ no habrá quien reemplace tus besos!
¡ no habrá quien reemplace tu risa !
¡ no habrá quien reemplace tu todo !
así diciendo y diciendo
nos dormíamos dulcemente
uno en brazos del otro.


Ahora soy yo la que piensa:

En la noche de zozobra y deseo
poniendo mis ojos en el cielo
mirando la estrella que más brilla,
porque sé tú estas dentro de ella,
sin palabras dejo mi mente volar....
como rayo misterioso cruza el universo
adentrándose en la estrella que me mira
dejando mi mensaje particular:

Mi cielo, desde que te fuiste
en nuestro hogar no ha entrado otro amor,
todo está lleno de tí,
son tan gratos los recuerdos,
tan repletos de vida, de deseo....
tu sombra me envuelve suavemente
arrullándome en tus brazos nuevamente,
me agarro a esta quimera que me mima
¡ es recuerdo ! ¡ es amor ! ¡ es locura!
es la vida que se fue y aún perdura
en mi mente, en mi alma blanca y pura.

Leonor
5
-10-2009.-

2 comentarios:

ELINA dijo...

En nuestro hogar no entrará otro amor
porque mi ser está lleno de ti
¡ no habrá quien reemplace tus caricias !
¡ no habrá quien reemplace tus besos!
¡ no habrá quien reemplace tu risa !
¡ no habrá quien reemplace tu todo !
así diciendo y diciendo
nos dormíamos dulcemente
uno en brazos del otro.

siiiii!!!!
como me siento identificada abuuu!!!
no se puede curar el adios de una mor con otro, eso es mentira...
te quiero!!!

Leo dijo...

Gracias mi querida Elina, Rosa Clara de mi jardín bloquero.
Abrazos y besitos
Leonor