sábado, 17 de octubre de 2009

ELLA Y ÉL


Es río de afluentes encontrados
aguas revueltas
surgen seres espezlunantes
monstruos danzando ante ella
la amenazan con sus frenéticos bailes
alargan sus brazos, húmedos, fríos
la golpean como látigo devastador
le hablan babeantes
salpicando su cuerpo de injurias.




Celos Espantosos
nutridos por visiones retorcidas
de unos ojos febriles, ojerosos
que todo lo ven sin mirar.



Ella Sumisa
humilde, mansa, sin voluntad
se doblega como ave nacida
en cautividad.



Leonor
17-10-2009




2 comentarios:

ELINA dijo...

que sumisas podemos ser cuando stamos frente al hombre de nuestra vida verdad?

hermoso como siempre leito, dios te bendiga!!!
beso abu bloguera

Leo dijo...

Hola Elina, mi Rosa Clara, gracias por tus comentarios que siempre te tengo ahí.
Abrazos y besitos
Leonor